- Este es un blog meramente informativo, no de descargas (lo cual es ilegal). Los textos de todas las entradas (Citas, sinopsis y críticas) han sido redactados por un servidor, tras duras horas de trabajo.
No concedo permiso para reproducirlos en otros blogs. Ya he encontrado casos en los que han sido plagiados sin mi autorización, y no duraré en seguir tomando
las acciones pertinentes en dichos casos.

- Los comentarios están activados para dar la bienvenida a vuestras críticas sobre las películas, siempre que se respeten las opiniones ajenas. Esto quiere decir que no acepto críticas hacia otras opiniones ni faltas de respeto. Tampoco permito "links" en los comentarios. Cualquier comentario que no siga esa directriz será ignorado y eliminado.

jueves, 15 de junio de 2017

ADIÓS, ROBERTO

TITULO ORIGINAL
Adiós, Roberto
AÑO DE ESTRENO
1985
DIRECTOR
Enrique Dawi
PRODUCTORES
Jorge Dawi, Enrique Dawi
GUION
Lito Espinosa
REPARTO
Carlos Calvo (Roberto), Víctor Laplace (Marcelo), Ana María Picchio (Marta), Héctor Alterio, Osvaldo Terranova, María Cristina Laurenz, Héctor Pellegrini, María Vaner, Onofre Lovero, Ercilia Alonso, Jacques Arndt, Pablo Codevila, Ricardo Jordán, León Sarthié, Marcela Sola
CINEMATOGRAFÍA
Luis Vecchione
BANDA SONORA
Pocho Lapouble, Pablo Ziegler
VESTUARIO
Angélica Fuentes
PAÍS DE ORIGEN
Argentina
DISTRIBUIDA POR:
Argentina Sono Film S.A.C.I.
DURACIÓN
90 minutos

ROBERTO: “Padre, necesito confesarme.”
SACERDOTE: “Todos tus pecados serán perdonados.”
ROBERTO: “Mire padre, que no son los mismos pecados de cuando era chico. Mis pecados de ahora son pecados en serio.”
SACERDOTE: “El Señor te ha de perdonar.”
ROBERTO: “Padre, estoy viviendo en pareja.”
SACERDOTE: “¿Y es una pareja irregular?”
ROBERTO: “Bastante.”
SACERDOTE: “¿Y no estas casado? No te preocupes hijo, el señor te ha de perdonar. ¿Cómo se llama tu pareja?”
ROBERTO: “Marcelo. Padre, le dije que era un pecado en serio.”
SACERDOTE: “¡Idiota! Esto no se arregla en el confesionario.”

ROBERTO: “No te vayas.”
MARCELO: “No me voy.”
ROBERTO: “No, pero quédate conmigo.”
MARCELO: “Estás borracho.”
ROBERTO: “No todo lo que parece.”

SINOPSIS
Roberto vive casado y tiene un hijo pequeño. Sin embargo, la relación con su esposa se ha deteriorado debido a los ataque de histeria que ella sufre a menudo. Finalmente, Roberto decide poner fin a su matrimonio y marcharse de su casa. Debido a su precariedad económica, decide seguir el consejo de su primo y buscar a alguien que necesite compartir su piso. De esta forma conoce a Marcelo, quien le alquila una habitación. Ambos se hacen buenos amigos, hasta que Marcelo se enfurece una noche en la que Roberto tras dos mujeres a casa para pasar un buen rato. De esta forma, Roberto descubre que Marcelo es homosexual.
Sin embargo, Roberto disfruta de la compañía y amistad de Marcelo, a quien no considera ninguna amenaza por ser de una orientación sexual diferente. De esta forma, decide quedarse con él. Algo más adelante y tras haber bebido, los dos mantienen relaciones sexuales. 
A partir de este momento, Roberto se ve enfrentado a sí mismo en el proceso de aceptar su homosexualidad, imaginando como personas que ya no están, como sus padres, reaccionarían de saberlo. Su mujer tampoco facilitará las cosas con sus habituales ataques de histeria.

CURIOSIDADES
Con guion de Lito Espinosa, la película estuvo producida y dirigida por Enrique Dawi, quien se convertiría en el primero en abordar la homosexualidad en el cine de Argentina tras el regreso de la democracia. Como es de esperar, esto provocó una agitada controversia para el público. De algún modo, Dawi era consciente de que esto iba a generar polémica. Aunque sus personajes no negaban su homosexualidad, decidió no incluir ninguna escena subida de todo o beso en la película. Su idea era que no era conveniente forzar las cosas por lo que la relación sexual entre los protagonistas solo se mencionó. Tampoco quiso tildar la temática de la película como homosexual, sino basarla en el derecho a la libertad individual.
La narración se transmite de forma retrospectiva, y en ocasiones no tiene un orden cronológico, aunque se sigue con dificultad. Dawi también quiso examinar como el personaje de Roberto se enfrentaba a sus dudas, recreando escenas con sus desaparecidos padres, una antigua novia, antiguos amigos y su sacerdote. De esta forma examinaba esa pregunta que todos podemos hacernos sobre las posibles reacciones de aquellas personas que ya no están, ante un secreto que hemos conservado. También decidió dejar un final abierto a disposición del espectador, ya que se mostraba en contra de los finales felices de Hollywood.
Antes de dedicarse al cine, Enrique Dawi realizó estudios de música e incursionó en el teatro y las artes plásticas. A partir de 1955 se dedicó a la realización de documentales y elaboró guiones para cortometrajes, hasta comenzar a realizar películas de repercusión social. El director fallecería tres años después del estreno de la película que abordamos hoy.

LO MEJOR
Evidentemente hay que elogiar el hecho de que fuera la primera película que abordaba el tema gay de forma tan abierta en su país. Dicho esto, la película tiene momentos francamente divertidos. Me gustaron especialmente las escenas en las que el personaje de Roberto se enfrentaba a las opiniones imaginarias de sus padres, o gente perteneciente a su pasado acerca de su homosexualidad. Las dos escenas con el sacerdote me parecieron brillantes y desternillantes. Carlos Calvo realiza una muy buena labor interpretando la frustración de su personaje en un tono de comedia, y queda bien compensado por la interpretación calmada y pausada de Víctor Laplace. Anna María Picchio también esta sobresaliente en el papel de mujer desesperada e histórica ante la situación que le toca vivir. También debo elogiar que no se ignorasen los sentimientos y dificultades de Marcelo, al enamorarse de un hombre sin las cosas claras.

LO PEOR
Hay varios problemas con la película, el primer que examine las posibles dudas de Roberto solamente a raíz de su encuentro sexual con Marcelo, producto de una borrachera. A pesar de estar diseñada como comedia, no me gustó que la película no examinara dichas dudas por otros motivos más sentimentales. Lo curioso es que dichos sentimientos si se desarrollan. La prudencia de la película, ausencia de besos, es más que comprensible, pero el final no me lo pareció tanto. Esto se debe a que algunas posibilidades que deja en el tintero podrían no ser positivas.

MI CALIFICACIÓN
6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario