- Este es un blog meramente informativo, no de descargas (lo cual es ilegal). Los textos de todas las entradas (Citas, sinopsis y críticas) han sido redactados por un servidor, tras duras horas de trabajo.
No concedo permiso para reproducirlos en otros blogs. Ya he encontrado casos en los que han sido plagiados sin mi autorización, y no duraré en seguir tomando
las acciones pertinentes en dichos casos.

- Los comentarios están activados para dar la bienvenida a vuestras críticas sobre las películas, siempre que se respeten las opiniones ajenas. Esto quiere decir que no acepto críticas hacia otras opiniones ni faltas de respeto. Tampoco permito "links" en los comentarios. Cualquier comentario que no siga esa directriz será ignorado y eliminado.

jueves, 19 de septiembre de 2019

DO I SOUND GAY?

TITULO ORIGINAL
Do I Sound Gay?
AÑO DE ESTRENO
2014
DIRECCIÓN
David Thorpe
PRODUCCIÓN
David Thorpe, Howard Gertler
GUION
David Thorpe, Maeve O’Boyle
REPARTO
Michael Airington, Richard Barrios, Margaret Cho, Becky Collins, Robert Corff, Tim Gunn, Jeff Hiller, Zach King, Don Lemon, Benjamin Munson, Susan Sankin, Dan Savage, David Sedaris, Ron Smyth, George Takei, David Thorpe, Kenji Yoshino, Miguel Gutierrez
CINEMATOGRAFÍA
Matt Bockelman
BANDA SONORA
John Turner
VESTUARIO
Inaplicable
PAÍS DE ORIGEN
Estados unidos
DISTRIBUIDA POR:
Sundance Selects
DURACIÓN 
77 minutos

GEORGE TAKEI: “¿Qué es ‘sonar hetero’?”
DAVID THORPE: “Buena pregunta.”
GEORGE TAKEI: “Creo que no existe tal cosa, porque la gente me ha dicho que sueno como un hetero, y no lo soy”

DAN SAVAGE: “Creo que ser una zorra ofensiva, gritona e irritante no es algo atractivo. Pero creo que si coges a un tipo de hombre como si fuera una tarta, y le pones un poco de helado glaseado femenino, el resultado puede ser muy sexy.”

DAVID THORPE: “¿Existen ocasiones en las que los hombres hetero suenan más gay?”
RON SMYTH: “Normalmente cuando me están comiendo la polla.”

DAN SAVAGE: “Muchos adolescentes gais hacen bien en preocuparse acerca de cómo suenan, porque eso atrae la violencia.”

MARGARET CHO: “¿Y por qué no romper todas esas normas establecidas y ser uno mismo? Es algo que resulta mucho más fácil.”

SINOPSIS
David Thorpe nació y se crio en Carolina del Sur, aunque ha vivido la mayor parte de su vida en la Ciudad de Nueva York. Al entrar en la cuarentena, se arrepiente de su estatus gay en ese momento de su vida. Desde un punto de vista muy crítico consigo mismo, en parte culpa el hecho de ser soltero a lo que considera una voz estereotipada que le identifica como gay. Al mismo tiempo esa “voz gay” es algo que no le gusta y también cree que a otros homosexuales que tienen voces más masculinas tampoco les gusta. David decide acudir a terapeutas de la voz para que le ayuden a transformar su voz en algo que considera más masculino y estándar. Al mismo tiempo, mantiene conversaciones con personas famosas que han salido del armario acerca de sus voces, y sobre si harían algo para cambiarlas. 
También conversa con historiadores y otros expertos acerca del origen de la voz gay, su historia y sobre si hay posibilidades de que sea algo conectado biológicamente a los homosexuales, o es simplemente producto del medio ambiente. Conversa con miembros de su familia, y amigos cercanos sobre su propia voz, que puede haber surgido conscientemente. Durante el proceso, David saca conclusiones acerca de su propia voz, que bien pueden sorprenderle.

CURIOSIDADES
El proyecto surgió cuando David Thorpe terminó con una relación y se encontró soltero en plena cuarentena. Comenzó a plantearse que había hecho mal, por qué seguía soltero después de décadas fuera del armario, y por qué no era capaz de encontrar el amor. Todos sus defectos se volvieron dolorosamente evidentes y, para su sorpresa, el tono de su voz estaba en la lista. Incluso en su estado de depresión, se percató de que había extraño acerca de su antipatía hacia su propia voz. Cuando descubrió que otros homosexuales tenían los mismos sentimientos acerca de sus voces, decidió que tenía que llegar al fondo del asunto.
Decidió realizar un documental que abordara, investigara el tema, contando con la opinión de familia, amigos y gente famosa. Primero se dirigió a un icónico actor que la mayoría de la gente identificaría por tener una voz gay y una pose afeminada. Thorpe se quedó de piedra cuando se negó a cooperar al declarar que nunca había tomado en consideración el tema. Para Thorne el tema no solo era relevante, sino que además consideraba que sonar gay era un tema radioactivo. En muchas ocasiones personas conocidas se dirigían a él sugiriéndole que contara con conocidos cuyas voces eran totalmente gay. Sin embargo, luego se echaban atrás porque no se veían capaces de proponérselo al mencionado conocido sin ofenderlo. La noción genera era que una voz afeminada acababa con la masculinidad. Pero estos obstáculos fueron los que incitaron a que Thorpe insistiera en el proyecto. Para financiar la película, su mayor inversor fue “Impact Partners” que se interesó en el proyecto al considerar que podría tener un gran impacto social. 
También se sentía intensamente atraído hacia la idea de comenzar un debate sobre la homofobia a través de la historia personal de Thorne, y haciendo uso de comedia. Se comprometieron con la idea mucho antes de que Thorne lograra contar con estrellas como David Sedaris o George Takei. También consiguieron muchos fondos a través de Kickstarter, y más de dos mil personas contribuyeron con la campaña. Respondieron a esa mezcla de historia personal, humor y tema social.

LO MEJOR
En términos generales es un documental ameno y entretenido que, a pesar de basarse en un tema que personalmente encontraba indiferente, aborda temas interesantes. Me pareció acertado contar con entrevistas a personajes famosos, cuyas opiniones pueden interesar al espectador. El documental también hace un análisis bastante correcto sobre el peligro de los estereotipos y como estos pueden afectar a nuestro estatus social, e incluso ponernos en peligro. 
Agradecí bastante que abordara el tema de la homofobia, y la agresión, y no se limitara al problema de hacer burla ante determinados estereotipos. También concluye con la necesidad de ser fiel a uno mismo, aunque se contradiga.

LO PEOR
Creo que es mala idea intentar crear un documental de este tipo cuando se esta deprimido y acabas de salir de una relación. Thorne tiene buenas intenciones, pero el tema de hablar de forma afeminada es muy limitado, y el director a menudo se contradice. Todo el aspecto de las clases para sonar masculino me pareció ridículo, poniendo en cuestión la intención del director. Añadido a esto, creo que el tema del “habla gay” es muy limitado, y no se debe examinar sin incluir la conocida pluma y la discriminación que está provoca dentro de nuestra comunidad. Thorne se queda corto.

MI CALIFICACIÓN
6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario