- Este es un blog meramente informativo, no de descargas (lo cual es ilegal). Los textos de todas las entradas (Citas, sinopsis y críticas) han sido redactados por un servidor, tras duras horas de trabajo.
No concedo permiso para reproducirlos en otros blogs. Ya he encontrado casos en los que han sido plagiados sin mi autorización, y no duraré en seguir tomando
las acciones pertinentes en dichos casos.

- Los comentarios están activados para dar la bienvenida a vuestras críticas sobre las películas, siempre que se respeten las opiniones ajenas. Esto quiere decir que no acepto críticas hacia otras opiniones ni faltas de respeto. Tampoco permito "links" en los comentarios. Cualquier comentario que no siga esa directriz será ignorado y eliminado.

jueves, 27 de abril de 2017

OCAÑA, RETRATO INTERMITENTE

TITULO ORIGINAL
Ocaña, retrato intermitente (Ocaña, retrat intermitent)
AÑO DE ESTRENO
1978
DIRECTOR
Ventura Pons
PRODUCTOR
Josep María Forn
GUION
Ventura Pons
REPARTO
José Pérez Ocaña, Camilo, Guillermo, Nazario, Paco De Alcoy, María De la Rambla
CINEMATOGRAFÍA
Lucho Poirot
BANDA SONORA
Aurelio Villa
VESTUARIO
Miquel Sanchis
PAÍS DE ORIGEN
España
DISTRIBUIDA POR:
Producciones Zeta
DURACIÓN
85 minutos

OCAÑA: “Es lo normal y es lo natural que dicta la sociedad. El macho es lo natural. El hombre que va con el hombre, y ya estoy cargando un poco el rollo este de la homosexualidad, yo tampoco creo en los homosexuales. Yo lo único que creo es en las personas.”

OCAÑA: “Yo no soy hombre de amores largos porque la relación es dependencia, un contagio de un intelectual. Son muy enajenantes y es verdad. A mí me gusta estar más libre, me gustan mucho los amores, pero pa mí es muy difícil vivir con la gente.”

OCAÑA: “El salir travestido a la calle, así me mira más la gente y así yo me puedo meter más con la gente y puedo provocar. Todo el travestismo este, y todo el vestirme de mujer es una cosa que a mí me llega desde pequeño. Como la sociedad a mí me ha jodido tanto y como yo me despierto, que me he quitado la venda de los ojos, como dicen las coplas, pues puedo decirle a la gente muchas cosas que tengo en el buche. Entonces cuando salgo a la calle, uno de mis mayores placeres es provocar. Provocar a la gente, provocar a las mujeres que van con sus maridos. Decirles que me encontré en un water a su marido ligando, o en un jardín, porque yo soy Pasoliniano. Me fascinan los retretes.”

SINOPSIS
Esta película documental es una visión íntima sobre la vida y pensamientos de José Pérez Ocaña, personaje relevante en la vida de la Rambla y la Plaza Real de la Barcelona de la transición durante la década de 1970. Ventura Pons entrevista a Ocaña en la propia casa del artista, donde este examina varios recuerdos de su pasado, y nos dejar ver un atisbo del mundo imaginativo y artístico que procede de su subconsciente. Analiza el cómo las dificultades de su vida, por pertenecer a una minoría en la diversidad social, le han marcado e impulsado a desarrollar el arte del provocar como rebeldía. También se muestra abierto a diferencias sociales, religiosas, políticas o sexuales, asegurando que siempre ha odiado las etiquetas.
En cada segmento de sus declaraciones, el espectador podrá comprobar que Ocaña solamente se muestra en contra de las convenciones sociales y la represión sexual. 
El documental no solo hace uso de sus declaraciones, sino también de algunas de sus actuaciones, públicas o privadas, en las que el artista se transformaba para evocar una parodia respetuosa del folclore popular.

CURIOSIDADES
Ventura Pons creó este proyecto para examinar la vida de José Pérez Ocaña, personaje que se solía ver por las Ramblas de Barcelona, donde a menudo se travestía (o transformaba), con la clara intención de provocar y romper las normas establecidas e impuestas por la sociedad. Nacido en Cantillana, Sevilla, abandonó su hogar en 1971 a la edad de veinticuatro años, para instalarse en Barcelona. Allí dedicó su juventud para expresarse mediante el arte, mayormente la pintura aunque también disfrutara actuando. Cuando Ventura Pons contactó con él para crear esta película documental, el artista contaba con treinta años de edad.
El documental puede ser apreciado desde dos perspectivas. 
La primera nos permite examinar el fenómeno de la transición en lugares como Barcelona o Sevilla; y la segunda aprender aspectos de la vida personal del personaje en cuestión. Ocaña no solo aborda temas como la estratificación social, la vida política, la religión o el arte, sino que realiza una comparativa de su vida en los últimos años del franquismo con su vida en la transición en una gran urbe. A pesar de no declararse religioso, siempre sintió una gran fascinación por las imágenes religiosas, mayormente de vírgenes y santos por su variado colorido.
El artista falleció el 18 de Septiembre de 1983, a los treinta y seis años de edad. Había regresado a Cantillana para participar en unas fiestas de carnaval, para las que había confeccionado un disfraz de sol elaborado con papel, tela y bengalas. Por desgracia, las bengalas provocaron que su disfraz ardiera y sufriera serias quemaduras. 
Aunque su cuerpo se recuperaba de las quemaduras, Ocaña falleció debido a una hepatitis provocada por el daño que sus órganos habían sufrido. El 26 de abril de 2014, recibió el Premio Honorifico “Adriano Antinoo” en Sevilla, por haber luchado por la igualdad de derechos estando sumergido en un sector discriminado de la diversidad. Su hermana recogió el mencionado premio.

LO MEJOR
Siempre es interesante ver este tipo de documentales que nos introducen en la vida de alguien que no conocemos, independiente de si compartimos su ideología o no. Ocaña me pareció un personaje francamente interesante, con algunos aspectos que sinceramente admiré y opiniones que comparto pues no han quedado desfasadas a día de hoy. Al margen de presentar un personaje que bien podría merecer ser inmortal, la película nos da una idea de cómo era el ambiente homosexual en la España de la transición. El transformismo estaba en pleno auge, y los que se dedicaban al mismo tendían a ser luchadores por los derechos. 
Entre las ideas que me fascinaron de Ocaña se encontraban su aversión a las etiquetas, y sobre todo su explicación de cómo una educación extremadamente religiosa desembocaba en la represión sexual.
LO PEOR
El documental podría haber estado mucho mejor preparado y elaborado. Me hubiera gustado más ver una sesión de preguntas con sus consecuentes respuestas. Y es que el mayor problema es que Ocaña aborda un tema interesante, pero en poco tiempo tiende a divagar perdiendo el hilo de algún argumento que se me antojaba francamente interesante. En alguna ocasión también da la sensación de pecar de sobrado, y en otras de contradecirse sin que Pons sepa encauzar la entrevista para abordar estos ligeros deslices.

MI CALIFICACIÓN
6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario