- Este es un blog meramente informativo, no de descargas (lo cual es ilegal). Los textos de todas las entradas (Citas, sinopsis y críticas) han sido redactados por un servidor, tras duras horas de trabajo.
No concedo permiso para reproducirlos en otros blogs. Ya he encontrado casos en los que han sido plagiados sin mi autorización, y no duraré en seguir tomando
las acciones pertinentes en dichos casos.

- Los comentarios están activados para dar la bienvenida a vuestras críticas sobre las películas, siempre que se respeten las opiniones ajenas. Esto quiere decir que no acepto críticas hacia otras opiniones ni faltas de respeto. Cualquier comentario que no siga esa directriz será ignorado y eliminado.

jueves, 18 de febrero de 2010

UNA HISTORIA DIFERENTE

TITULO ORIGINAL
A Different Story
AÑO DE ESTRENO
1978
DIRECTOR
Paul Aaron
PRODUCTOR
Alan Belkin
GUION
Henry Olek
REPARTO
Perry King (Albert Walreavens), Meg Foster (Stella Cooke), Valerie Curtin (Phyllis), Peter Donat (Sills), Richard Bull (Señor Cooke), Barbara Collentine (Señora Cooke), Guerin Barry (Ned), Doug Higgins (Roger), Lisa James (Chris), Eugene Butler (Sam), Linda Carpenter (Chastity), Allan Hunt (Richard I), Burke Byrnes (Richard II), Eddy C Dyer (Berny), Richard Altman (Vecino de Phyllis), Richard Seff (Juez de Paz), George Skaff (Señor Hashmoni), Ted Richards III (Justin)
CINEMATOGRAFÍA
Philip H Lathrop
BANDA SONORA
David Michael Frank
VESTUARIO
Robert De Mora
PAÍS DE ORIGEN
Estados Unidos
DISTRIBUIDA POR:
AVCO Embassy Pictures & American Cinema Releasing
DURACIÓN
108 minutos

STELLA: “Que risa cuando le dijiste gracias. ¡Se lo creyó! ¿Sabes qué me dijo mientras estábamos cenando?”
ALBERT: “¿Quién de los dos?”
STELLA: “Mi madre, mi madre. Estaba muy emocionada, y me dijo: ‘Stella, has conocido al hombre perfecto’. Y yo le dije: ‘Mamá, no lo sabes bien’.”

STELLA: “¿Estas bien?”
ALBERT: “Sí.”
STELLA: “Pues adiós.”
ALBERT: “¡No, espera! ¡Estoy herido! ¡Stella, Stella! ¡Me estoy muriendo!!


SINOPSIS
Albert es el chófer y amante de un adinerado pianista llamado Sills. En cuento este se aburre de él, y encuentra un substituto, Albert se encuentra solo y en la calle. Stella es una agente inmobiliario que mantiene una inestable relación con su amante Phyllis, cuya inseguridad la sumerge en constantes depresiones. Además conoce a Albert, pues Sills ha sido uno de sus recurrentes clientes.
Simpatizando con su situación, Stella permite que Albert permanezca en su apartamento con ella, y cuando su estatus de inmigrante ilegal dificulta su estancia en los Estados Unidos, Stella toma la decisión de casarse con él. Eventualmente, ambos acabaran por enamorarse, y su matrimonio se tornara real para la desesperación de Phyllis. Lo problemas surgirán después de que ambos tengan un hijo, y la fidelidad de la pareja sea puesta a prueba.

CURIOSIDADES
Probablemente se trate de una de las películas de temática gay que más astillas ha levantado por su implícito mensaje de “el homosexual puede convertirse en heterosexual”. Los críticos se mostraron de acuerdo con el consenso general, de que el final de la película evitaba todos los acontecimientos de la primera mitad de esta, y aunque Perry King y Meg Foster mostraban una inusual química al interpretar a una pareja, se evitaba el tema principal, ambos eran homosexuales.
Los grupos reivindicativos de la comunidad homosexual se mostraron furiosos ante un proyecto que mostraba como la conversión de la orientación sexual no solo era posible, sino relativamente sencilla. “Gay Left”, una publicación acerca de los derechos de los homosexuales, alegó que la película era otro ejemplo de tristes estereotipos, y que la homosexualidad había sido explotada para mostrar un tono liberalista, que en realidad se tornaba conservador, pues la única manera en que los personajes podían adquirir la felicidad era a través de la conversión. Esto fue considerado como ofensivo.

LO MEJOR
Siendo objetivo debo decir que la pareja protagonista realiza una excelente labor interpretativa, y la química entre ambos es admirable. También me parece elogiable la interpretación de Valerie Curtis en el papel de la afligida Phyllis.
La primera mitad de la película es excelente, y muestra una situación que cualquiera puede entender. Dos miembros de una minoría acaban por apoyarse el uno en el otro para solucionar sus problemas. La amistad que surge entre ellos es creíble, e incluso me gustó que ambos tuvieran un hijo, pues si bien era producto de una noche de confusión, no tenía porque ser un obstáculo. La película tropieza cuando Albert tiene una aventura… pero es con otra mujer. Ahí es donde se pierde toda coherencia en el atrevido guión.
Si embargo, debo reconocer que la película resulta entretenida, y logra combinar el drama y la comedia de manera efectiva. También existen determinadas escenas atrevidas como la de Albert en la sauna ante un frustrado intento de ligar por parte de otro hombre, o la cena de los protagonistas con los padres de Stella. La película también mostraba una interesante variante de los roles de genero, si bien estos podían estar basados en estereotipos lo cual supondría un problema.

LO PEOR
El problema no lo encuentro en que dos personajes homosexuales ignoren su orientación sexual para encontrar la felicidad entre ellos. El problema es que la trama evita la necesaria explicación de cómo esto ha llegado a ocurrir. Una borrachera, una aventura sexual, y el amor entre un hombre gay y una lésbiana, se torna posible. La situación bien se puede dar en la vida en la real, y yo no voy a negar dicha posibilidad. El problema es que en la película la situación no es creíble. No se nos da una explicación acerca de que elementos de la vida de ambos personajes provocan dichos cambios.
Si bien el vínculo de amistad que muestran los personajes es razonable, y de hecho creíble, no hay nada que nos ayude a entender que ha podido pasar para que se convierta en algo más. El guión da muchísimas cosas por sentado, y esto no es una táctica inteligente.
Por otro lado tenemos a los únicos personajes fieles a su homosexualidad. Uno es Sills, arrogante, pretencioso, caprichoso, manipulador y egoístas. La otra es la pobre Phyllis, insegura, frágil, desequilibrada y condenada a una vida de infelicidad. Ese es otro problema, y ofensa grave, la asunción de que la homosexualidad es una condena, a no ser que uno escoja “convertirse”. Si bien estoy dispuesto a aceptar que esa no era la intención del film, el mensaje sigue siendo el mismo, y es dañino.

MI CALIFICACIÓN
5/10
 

3 comentarios:

  1. ES DE LAS MIL PELICULAS QUE TENGO PARA VER Y QUE NUNCA VEO, CUANDO LA VEA (ESTO PARECE UN TRABALENGUAS), YA TE DIRE LO QUE ME PARECE.

    ResponderEliminar
  2. criscras: LA VÍ EN 1978, Y ME PARECIÓ UNA EXCELENTE PELÍCULA, SIN METERNOS EN LA PROBLEMÁTICA DE QUE SER GAY, ES MALO Y "CONVERTIRSE" A HETEROSEXUAL ES PEOR, EL TEMA MISMO LO DICE "UNA HISTORIA DIFERENTE"

    ResponderEliminar
  3. Yo la vi en los 80`s y me parecio estupenda pues era eso una historia diferente.......:-) solo me encanto....:-) :-) :-) :-)

    ResponderEliminar