CELEBRANDO DIEZ AÑOS DE EXISTENCIA

CELEBRANDO DIEZ AÑOS DE EXISTENCIA
- Este es un blog meramente informativo, no de descargas (lo cual es ilegal). Los textos de todas las entradas (Citas, sinopsis y críticas) han sido redactados por un servidor, tras duras horas de trabajo.
No concedo permiso para reproducirlos en otros blogs. Ya he encontrado casos en los que han sido plagiados sin mi autorización, y no duraré en seguir tomando
las acciones pertinentes en dichos casos.

- Los comentarios están activados para dar la bienvenida a vuestras críticas sobre las películas, siempre que se respeten las opiniones ajenas. Esto quiere decir que no acepto críticas hacia otras opiniones ni faltas de respeto. Tampoco permito "links" en los comentarios. Cualquier comentario que no siga esa directriz será ignorado y eliminado.

jueves, 10 de enero de 2019

CHEMSEX

TITULO ORIGINAL
Chemsex
AÑO DE ESTRENO
2015
DIRECCIÓN
William Fairman, Max Gogarty
PRODUCCIÓN
William Fairman, Max Gogarty, Al Brown
GUION
Inaplicable
REPARTO
Dick, Matt Spike, Simon, David Stuart, Enrique, Andrew, Mark, Miguel
CINEMATOGRAFÍA
Benjie Croce, William Fairman, Max Gogarty
BANDA SONORA
Daniel Harle
VESTUARIO
Inaplicable
PAÍS DE ORIGEN
Reino Unido
DISTRIBUIDA POR:
Peccadillo Pictures
DURACIÓN 
83 minutos

ENRIQUE: “Tenía veinte años. Empecé a explorar el mundo del sexo y las drogas. Las drogas me daban la confianza que nunca había tenido. Fumaba metanfetamina y eso me hacía sentir como una estrella del porno. Cuando ya llevaba diez años trabajando en bancos comerciales en España, y terminé gastando todo mi dinero en drogas sin considerar las consecuencias de lo que estaba haciendo. Simplemente necesitaba drogarme. Al final me había convertido en un indigente sin esperanzas, y comencé a vender mi cuerpo.”
ENTREVISTADOR: “Pero tú eres un profesional con un alto grado de educación. Tienes una licenciatura y un master, y a pesar de esto llegaste hasta el punto de vender tu cuerpo.”
ENRIQUE: “Sí.”

ENTREVISTADOR: “La gente va a tu sauna colocada y siguen drogándose en tu sauna, pero tú te limitas a ganar dinero.”
MARK: “¿Cómo es eso? No soy yo quien les vende las drogas.”
ENTREVISTADOR: “¿Tienes seguridad en la puerta que registre a las personas que entran?”
MARK: “No.”
ENTREVISTADOR: “Ahí lo tienes.”
MARK: “Pero registramos las mochilas.”

SINOPSIS
El documental recorre el mundo de las fiestas sexuales combinadas con el uso de drogas intravenosas, práctica conocida como Chemsex. De esta forma el documental cuenta la historia de un grupo de hombres que se ven enfrentados al VIH, la adicción a las drogas, las prácticas sexuales de riesgo absoluto. Todos estos obstáculos provocan que esas personas reales se vean enfrentadas a un mundo que no les entiende, y que les rechaza. Estas personas reales se adentran en un mundo de adicción, ya sea en parejas, en planeadas orgías, o en locales como saunas y cuartos oscuros. Algunos son conscientes de su problema, otros viven en estado de negación. Todos estos personajes y el material del documental provienen de la ciudad de Londres.
Más allá de los problemas de estos personajes, el documental también aborda el trabajo de la única clínica de apoyo a los adictos al Chemsex, “56 Dean Street” de Londres. Allí trabaja David, dedicado a ayudar a las personas que sufren estas adicciones, y a desarrollar programas preventivos que conciencien a  los demás del peligro de estas prácticas. Con acceso a fiestas y situaciones reales de ciertos personajes, el documental no duda en mostrar situaciones crudas y difíciles de ver. Sin embargo tampoco se olvida de explorar nociones como la vergüenza interna de los personajes, los ciclos de autodestrucción, y la posibilidad de la redención.

CURIOSIDADES
El documental fue producido y dirigido por William Fairman y Max Gogarty. Ambos decidieron que el tema del Chemsex era algo relativamente nuevo y desconocido para la amplia mayoría de los espectadores, y decidieron llevar el tema a la luz. 
Su supuesto propósito era que esto generara no solo una consciencia social del problema, sino también una expansión mayor de cobertura sanitaria y profesionales médicos, David Stuart de la “56 Dean Street”. Al Brown, director de “Vice” declaró que había decidido apoyar el proyecto porque siempre le habían interesado los temas complejos y poco cubiertos que involucraban a personas e historias humanas increíbles. El documental también recibió apoyó ante el evidente incremento del uso de drogas recreativas y de prácticas sexuales de riesgo en Londres. Mayormente, la preocupación era que desde la aparición de los antirretrovirales habían provocado una despreocupación creciente ante la posibilidad de contraer el VIH. Incluso existían numerosos casos en los que se buscaba infectarse del virus, para así no preocuparse más de adquirirlo o no.
Brown consideraba que todos estos estudios demostraban la necesidad de abordar el tema. 
Aunque gran parte de la crítica elogió que estos temas se abordaran por primera vez, otro sector criticó duramente el sensacionalismo de determinadas escenas, y la frialdad de los documentalistas al rodar escenas reales, aunque con permiso, de prácticas que bien podrían ser mortales.

LO MEJOR
Sin duda se trata de las personas reales que se presentan voluntarias para narrar sus sufrimientos en los temas abordados. Ese es el material verdaderamente emocional y que logra transmitir algo. Es posible que la intención básica de la película sea buena, pero su accesibilidad al público general queda arruinada por su sensacionalismo desagradable e innecesario.

LO PEOR
No me gusta el sensacionalismo a la hora de transmitir cualquier tipo de mensaje, y en esta ocasión es una lástima porque el tema es merecedor de un planeamiento más serio y más contenido. Si con el sensacionalismo provocas rechazo e incomodidad, se pierde credibilidad. 
Da la sensación, aunque no sea así, que los realizadores de este documental están obsesionados en demostrar algo, al mismo tiempo que lo están para probar lo geniales que son por mostrar imágenes aterradoras, desagradables o incomodas. Esto no es necesario para condenar o concienciar a la sociedad de un problema serio como es cualquier tipo de adicción. Si la gente descubre que tu documental incluye escenas de gente pinchándose, o manteniendo relaciones sexuales con colocones monumentales… la gente no va a ir a verlo, y el mensaje se va a quedar en nada.
Luego hay una deficiencia evidente de objetividad. Hubo una escena que cabreo considerablemente. Durante una entrevista a Mark, se descubre que no se molesta en controlar el acceso de drogas a su sauna, limitando a poner carteles “orientativos” sobre el uso de drogas. Sin embargo los documentalistas proceden a pasar un buen rato explorando su sauna y publicitándola.

MI CALIFICACIÓN
4/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario